SERMONES ANTERIORES

 

+Las Promesas de Dios

Holy-cloudPromesa de Salvación

“Porque la promesa es para vosotros y para vuestros hijos y para todos los que están lejos, para tantos como el Señor nuestro Dios llame”.
Hechos 2:39

Jesús dijo a sus discípulos que esperaran al Espíritu Santo que Su Padre había prometido derramar sobre sobre ellos (He 1:4-5). Después que los discípulos recibieron el Espíritu Santo (He 2:39), Pedro les dice a las personas que estaban escuchando, que esa misma promesa de vida es para todos, ya estén cerca o lejos y para sus familias enteras.
Dios quiere derramar su Santo Espíritu no sólo sobre nosotros, sino también sobre nuestros hijos.
Si alguien en tu familia no ha recibido esta promesa de Dios en su vida, aceptando a Jesús como su salvadorno te desamines ni te rindas, sigue orando. Sigue creyendo en su salvación.

El deseo de nuestro Dios y Padre es que ninguna persona se pierda de los gloriosos beneficios de Su Promesa a través de su Santo Espíritu.

+Visión
La Visión de la Congregación del Olivo es promover el estudio de la Palabra de Dios como un fundamento firme para una vida de victoria en Cristo, así como proporcionar los recursos espirituales para que cada creyente pueda alcanzar su madurez en Cristo.
Es también nuestra visión que cada miembro de la congregación encuentre su propósito en el reino de Dios a través del servicio a Dios y al prójimo y que pongan en práctica sus dones espirituales para lograr así una vida cristiana exitosa.
Ver más
+Misión
Compartir la palabra de Dios como único y firme fundamento para vivir una vida plena y abundante. Cultivar un espíritu de amor, perseverancia y búsqueda de Su presencia, con el propósito de formar el carácter de Cristo y un corazón de siervo en cada uno de los creyentes.

Ver más

Dios premia nuestro esfuerzo

Y todo lo que hacéis, de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por medio de El a Dios el Padre. Colosenses 3:17

META

Al estar presenciando un final muy apretado en una carrera de pista, un espectador notó que los labios del corredor que ganó por fracción de segundos, se habían estado moviendo en la última vuelta de la competencia. Por curiosidad de saber qué iba diciendo el corredor, el espectador se acercó al corredor y le hizo la pregunta. El corredor contestó: “iba orando” y señalando a sus pies agregó: “le pedí a Dios: Tú sube mis pies Señor y yo los bajo”. Aquel atleta oró pidiendo la ayuda de Dios pero también hizo lo que pudo para llegar a la meta.
Cuando pedimos ayuda a Dios debemos estar dispuestos a hacer lo que podamos, usando los medios que Dios nos da.
Un par de niños caminaba a la escuela una mañana y de pronto se dieron cuenta de que llegarían tarde. Uno de ellos sugirió que se detuvieran a orar para no llegar tarde, pero el otro niño dijo “No, oremos mientras corremos lo más rápido que podamos”.

Cuando pedimos al Señor su ayuda para alcanzar nuestras metas, debemos estar siempre listos para hacer nuestra parte.

Bienvenidos al sitio web del Olivo, esperamos que este espacio te sea útil para tu crecimiento espiritual y te lleve a una mayor madurez en Cristo Jesús.

El Olivo nos enseña al menos tres grandes verdades en la vida cristiana:
Su aceite nos recuerda la búsqueda de la Unción de su Espíritu.
Su madera nos recuerda  su fortaleza y servicio en el Reino De Dios.
Sus raíces nos recuerdan  la importancia de estar arraigados y cimentados en su preciosa Palabra.

Dios te bendiga.

Javier Escamilla R.
Pastor

Lugar de reunión: Centro Comercial Plaza San Pedro

Local SA1, Planta Alta,
Av. Humberto Lobo 520,
San Pedro Garza García.

Teléfono: (81) 2089-9500
rosyescamilla@elolivo.org.mx
Contáctanos

Participa en nuestros grupos